Impulso de domingo lento y soleado

Me suelo mover por impulsos, lo que a veces está bien, pero otras, no tanto. Estoy corrigiendo o fregando, leyendo, mirando el techo o por  la ventana, ordenando lo desordenado y de repente me asalta un sonido, un olor, una palabra que me lleva a otro lado, a cambiar de actividad, a decir o no decir . Hoy estaba en mis asuntos de  domingo lento y  soleado cuando me ha asaltado la necesidad de daros las gracias a los que os pasáis por aquí y comentáis, a los que pasáis por aquí y no decís nada,  a todos los que os acercáis a mi mundo, al mundo de Hécuba,  y perdéis parte de vuestro tiempo  conmigo, un minuto, dos, media hora o quizá un cuarto, lo que sea, por poco o mucho que sea. Gracias, de verdad.




Me encanta la foto. No es la primera vez que la pongo. Está en algún lugar lejano en el blog. Creo que es un poco foto de domingo lento y soleado, de calma, de yo.   Ahora que lo pienso, pongo muchas fotos de caminos. Gracias otra vez, de corazón.  

10 comentarios:

  1. De nada. También de corazón. Te sigo desde hace poco y no sé si entré a tu blog o tú al mío. En todo caso, me interesa lo que escribes.

    Dice dolido CrisC a menudo que no entiende a esos lectores silenciosos que no son capaces de dejar un comentario. Son 5 minutos. Es verdad, tiene razón, yo no soy tan "exigente", pero es cierto que se agradece que una persona se tome su tiempo para leer lo que escribes. Quien te regala tiempo es tu amigo, es lo más valioso; quien además se toma su tiempo para leer y comentar es un amigo especial.

    La foto es una preciosidad. Y sí, vi el vídeo de Rodrigo Leao. Magnífico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me molesta que haya lectores que no comenten, pero valoro muchísimo que lo hagan, quizá porque a mí en algunos momentos me cuesta horrores (soy torpe con las palabras). Por eso también creo que es importante contestar (en general) a los comentarios que nos dejan en el blog. A mí hay veces que se me pasa, pero lo suelo intentar o eso creo. Hay sitios, por ejemplo, en los que nadie te contesta nada cuando comentas y resulta un tanto extraño. Supongo que cada uno tiene sus motivos.

      Que te regalen tiempo, desde luego, es uno de los mejores regalos, especialmente hoy en día, que todos andamos tan justos.

      Eliminar
  2. Qué menos que dedicar unos minutos a la hija de Dimas, rey de Tracia y esposa de Príamo, rey de Troya, madre de Héctor y Paris.

    ResponderEliminar
  3. Soy un vividor.

    En el sentido que desde ya un par de décadas solo hago lo que me gusta.

    Por eso te leo. Me parece interesante lo que leo.

    Me parece muy interesante la mujer que escribe lo que leo.

    ¿Como no voy a venir?
    Tengo absolutamente prohibido auto castigarme.


    Me encantan las fotos de caminos y carreteras.
    Siempre me imagino recorriéndolas para ver que habita en esos horizontes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer solo lo que a uno le gusta... eso tiene que ser una maravilla. Que venir aquí sea parte de lo que te gusta, otra maravilla.

      Eliminar
  4. Muchas de nada. Es un placer pasar por aquí, por cierto la foto es preciosa, a mí también me gustan muchos los caminos ¿por qué será?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la foto, además, si te giras a la derecha desde el punto en el que está sacada, se ve el mar y es genial, Tracy. Precioso.

      Eliminar
  5. Reconozco que muchas veces no sé qué decir. A veces es sólo sentir la presencia de alguien que sabes que no te juzga. Con eso basta. Mis gatos, cuando estoy mal, vienen y duermen conmigo, cuando normalmente no lo hacen. En especial Penélope, que siempre va a su aire. Es su forma de decir "no sé cómo abrazarte porque soy un gato, no sé cómo consolarte, pero no estás solo". Y eso reconforta, no saber qué vas a hacer ni cómo, pero que a alguien le importas un poco, ya es un punto a favor.
    Nunca sabes si tus palabras van a hacer bien a alguien o no.
    Lo que sí va a hacer mal es no estar ahí (sea de la forma que sea).

    Así que gracias por las gracias.

    A diez mil trillones de átomos de distancia, me gusta habitar tu blog (siempre pienso que mis comentarios son inadecuados).

    También me gustan las carreteras. Siempre he pensado que hay un hilo que tira de mí cuando las recorro. Un fino hilo de tela de araña. Infinito. Y que alguien tira de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has acompañado durante muchísimo tiempo, Bandini, y tus comentarios siempre han sido y son adecuados. Saber que estás ahí reconforta. Los dos sentados en nuestro muro virtual en silencio o hablando, comiendo regalices, haciendo pompas de jabón y mirando al mundo (porque hay tanta belleza en él, que a veces asusta).

      Eliminar