Autorretrato

Si tuviera que elegir hoy, también me quedaría con Francis Bacon.


9 comentarios:

  1. Hay algo en las obras de Bacon que me atrae a pesar de parecerme repulsivas. Una mezcla de amor y odio. De no querer mirar pero no poder dejar de hacerlo. Así es como me siento a veces. Hoy.

    ResponderEliminar
  2. Justamente eso: repulsiva y atrayente. Igual con un buen desayuno, ducha, paseo al sol y buena compañía mejora tu día. Y el bacon con minúscula, crujiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bacon siempre crujiente, por lo menos para mí. Lo demás o lo he hecho ya hoy o tengo la posibilidad de, excepto lo del paseo al sol. Imposible.No para de llover.

      Eliminar
  3. Tal y como decís.

    Me fascina, especialmente, la reinterpretación y homenaje que hace de Velázquez en su retrato del Papa Inocencio X. Ambos han pintado ahí el rostro del Mal.

    Bacon/bacon... Atticus, no olvides una birra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me había fijado en el de Velázquez y estoy de acuerdo con lo del rostro del mal.
      Las cervezas, siempre a mano.

      Eliminar
  4. Ninguno de los dos está entre mis preferidos.

    Pero prefiero a Bacon. Tiene algo que atrae la mirada. Que atrapa.

    Lo que no se les puede negar a ninguno de los dos es personalidad.

    ResponderEliminar
  5. Bacon tampoco es de mis preferidos, pero me gusta y me atrae y me atrapa.

    ResponderEliminar
  6. Hace años, antes de google y wikipedia, cuando el conocimiento era un curso de fin de semana impartido por alguien a quien le apasionaba la vida y la obra de otro alguien, asistí a un curso de Francis Bacon. Con diapositivas. Lo recuerdo como si fuera ayer. Desde entonces siento algo así como compasión ante su trabajo. A veces la fealdad y lo desagradable contiene la necesidad de ser amado. De perdonar y de ser perdonado. De odiar en silencio como odian los niños a los que los maltratan, y de tratar de dejar de ser el adulto que sigue en esa espiral. He de decir que no me gusta Bacon, pero me hizo entender eso de que el arte es más que arte y que no se puede entender el mundo sin tratar de comprender a Bacon.
    Como siempre me enrollo sobre cosas que apenas sé, pero estos días hay personajes que se repiten, me los encuentro en todas partes. Supongo que debe de ser el aniversario de alguien o el centenario de algo, o google, que nos manipula...

    ResponderEliminar
  7. Ya sabes que para mí el arte tiene mucho que ver con sentir, ni soy una experta, ni sé (aunque me gusta saber y enterarme de por qué alguien ha llegado a crear lo que ha creado). No sé nada sobre Bacon. Creo que la primera vez que vi algo suyo fue en el Bellas Artes de Bilbao y me impactó. Solo he visto una de sus obras en directo, no he vuelto a ver ninguna más. Según el día que tenga las busco en Internet, claro, pero jamás he sentido la necesidad de conocer su vida. Creo que hay veces que no necesitas saber para entender.

    P.S. Ahora ya me ha entrado la curiosidad y, o bien me apunto a un curso con diapositivas o busco información por aquí y por allá.

    ResponderEliminar