Los amantes

De repente me vuelven las ganas de leer. No es que en estos meses no haya leído nada, es que no he pasado del segundo capítulo de ningún libro. Desidia. Bloqueo lector. Cualquier cosa. Pero vuelvo con Charlie Parker y me queda nada para terminarlo. Quién sabe, quizá luego me anime con uno de esos que he dejado a medias, siempre he creído en las segundas oportunidades. El título de la novela, de alguna forma, me lleva a Magritte. Esa asociación de ideas que siempre está presente en todo lo que hago.

Los amantes II. Magritte.




4 comentarios:

  1. Esos dos no parece que vayan a leer mucho (quién sabe si se aman). Y no leer es a veces o muchas algo muy higiénico. No amar... pasapalabra.

    ResponderEliminar
  2. Siempre he pensado que leer tiene que ser un placer y que no hay que forzarlo, quizá por eso he sido una pésima lectora cuando me obligaban. Y sobre amar o no amar (esa es la cuestión) me quedo con la frase de Cortázar:" pero el amor, esa palabra...".

    ResponderEliminar
  3. Siempre que escribo lo hago por asociación. Lo que yo denomino "el estimulo". Una frase, una situación, una canción, una imagen...

    Estoy de acuerdo contigo, leer debe ser un placer no obligado. No pasa nada por tener -como yo ahora- tiempos en que no apetece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esa frase, esa situación, esa canción o esa imagen te llevan a otra situación a otra imagen a otra canción o a otra frase y así una y otra vez.

      Eliminar