Perspectivas


The Waterboys


Hay canciones que no dicen nada, ni bien ni mal, están ahí y se dejan escuchar, pero no te llegan de esa manera en la que te llegan otras. Por suerte, muchas veces la vida te sorprende. Un directo impecable, buena compañía y de repente Don't bang the drum, de esas canciones que siempre han pasado sin más y se convierten en algo esencial. Una versión hipnótica, que llegó a dolerme y consiguió que la viese desde otra perspectiva.


Y ese violín que me mata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario