Caducidad



Nada dura para siempre, ni siquiera el paisaje