Linear time is an illusion

Hoy, mientras iba conduciendo, el trozo de cielo que veía a través del parabrisas parecía un óleo lleno de grises de distintas tonalidades. Cuando conduzco (y voy sola) me da la sensación de que el tiempo deja de existir tal como existe normalmente. Todos mis pensamientos fluyen por el espacio interior del coche y se funden con la música procedente de la radio. O con el silencio, a veces tan necesario. En más de un momento entro en  un estado de introspección al que no soy capaz de llegar en ningún otro sitio. Mucho True detective últimamente. Pero sin llegar a  demasiado.