The cosmic kid

Hace un par de años mi hijo tuvo que hacer en el cole un dibujo para el día de la madre. Mientras todos los demás niños dibujaban casas, árboles o corazones, él cogió rotuladores de varios colores y lleno el folio de rayas, círculos y manchones. Su maestra le dijo que aquello era una chapuza y que tenía que repetirlo, pero él le explicó que no, que aquello era lo que me gustaba, así que me lo regaló.  Y tenía razón. Me gustó y mucho. Me encantaría poder enseñarlo, pero estoy lo suficientemente perezosa como para ni siquiera intentar buscarlo. Es lo que tiene el verano. Es lo que tengo yo. 
Creo que en toda su vida mi hijo me ha regalado dos dibujos. Los dos son parte de lo que soy, me definen de alguna forma. Él sabe.

Este lo tenía más a mano

Amarillo

Entre cerveza y cerveza hablamos de viajes. S decía que para ella era fundamental tener un guía que te explicase, que era la única manera de conocer detalles. "Miras un edificio y ves el edificio, pero si te  cuentan su historia, si te explican el porqué de cada cosa lo ves de otra manera. Lo entiendes. Lo mismo pasa con el arte abstracto."

No le quito a S su punto de razón, pero yo no suelo tener la necesidad de que me den una explicación. Hay cosas que me gusta sentirlas sin más. Descubrir lugares, obras de arte que activan algo en mi interior, sentir que estallo por dentro. Me gusta pasear por las ciudades, que se muestren poco a poco,  encontrar rincones que me emocionen. Me gusta plantarme delante de un cuadro, de una escultura y sentir un escalofrío, a veces hasta el punto de hacerme llorar. Me da igual por qué sí o por qué no. Ante algunas cosas me sobran las explicaciones (lo que no significa que no me gusten o que no las quiera).

Anish Kapoor.

The art of deception



Egocentrismo
Exhibicionismo
Manipulación


 I was deceived
In a world of my own invention
Self deception

The Silencers.

Close encounters

Encontrarte de repente con alguien a quien habias perdido, alguien que no conoces demasiado,  pero con quien sabes que tienes tantas cosas en común. Hay encuentros que merecen la pena e incluso una entrada en un blog.



Irremediablemente

Hace un par de días acabé Camille de Pierre Lemaitre, un autor que siempre me sorprende por los giros que da a sus historias. El protagonista de la serie, Camille Verhoeven tiene algo indefinible que resulta atractivo. Es curioso esto de la atracción. Cuando leemos nos hacemos una idea mental de cómo es la persona o el personaje, yo me imagino a Camille, pero no físicamente, me imagino su manera de ser por su forma de actuar, por lo que piensa, por sus palabras y me siento irremediablemente atraída.

Ayer N preguntó si nos resultaba atractivo un determinado músico famoso. Yo le dije que a mí no. Lo miro, miro sus fotos y no me dice nada. A ella no le gusta ni de cara ni de cuerpo, pero hay algo en él que le pone. Pienso en los ojos de Gene Hackman cuando sonríe, en Bryan Cranston, en  Kevin Spacey,  hombres que me parecen atractivos por algo que no sé expresar, por algunos de sus gestos. Pienso en hombres que me atraen por la forma en la que escriben, en la que hablan, por la forma en que te miran (y es que hay miradas que te hacen tambalear  y perder la noción espacio-tiempo e incluso más).

(Re)caída

And she used to fall down a lot
That girl was always falling
Again and again
Catch
The Cure.


Dicen que los blogs se alimentan de comentarios y quizá tengan razón. Hubo un tiempo en el que en este blog había movimiento. Entraba gente que leía y comentaba, había quien me escribía correos electrónicos e incluso con quien llegué a hablar por teléfono. De alguna manera se creaban lazos. No siempre, claro. 
Si lo pienso he conocido gente francamente interesante gracias al blog, a Internet en general.  A veces echo de menos todo aquello. Hay días en los que escribo y no me importa si me leen; otros, sin embargo, me gustaría que fuese un poco como antes. Nostalgia de lo que ya no será.
La culpa, por supuesto, es mía. No se puede pretender que la gente permanezca cuando no existe ningún tipo de continuidad, cuando te marchas y vuelves sin decir una palabra, cuando falta la constancia.
Creo que estos días estoy un tanto melancólica. Ya se me pasará. 

Caída. José de Togores.

Natural mystic

Soy de ese tipo de personas que no acaba de comprender las cosas hasta que las pone por escrito. 
Tokio Blues
Haruki Murakami.

Hoy es uno de esos días en los que parece que el tiempo se detiene y se crea una bruma invisible a mi alrededor que me hace sentir como si levitase y me alejase del mundo que me rodea, como si todo fuese lento, ajeno, de color gris marengo.


¿Y qué ves? Belleza

...cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la contemplase toda a la vez, y me abruma, mi corazón se hincha como un globo que esta a punto de estallar. Pero recuerdo que debo relajarme, y no aferrarme demasiado a ella, y entonces fluye a través de mí como la lluvia, y no siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi estúpida e insignificante vida.

American Beauty




Perspectivas


The Waterboys


Hay canciones que no dicen nada, ni bien ni mal, están ahí y se dejan escuchar, pero no te llegan de esa manera en la que te llegan otras. Por suerte, muchas veces la vida te sorprende. Un directo impecable, buena compañía y de repente Don't bang the drum, de esas canciones que siempre han pasado sin más y se convierten en algo esencial. Una versión hipnótica, que llegó a dolerme y consiguió que la viese desde otra perspectiva.


Y ese violín que me mata.