08 septiembre 2014

Dejando huella


El camino que recorro lo han recorrido muchos otros antes que yo. No soy original, ni siquiera aspiro a ser un poco distinta. Prefiero mil veces perderme entre la multitud, pasar desapercibida.

05 septiembre 2014

Introduce una moneda y dale al play

Feininger.

Jugar a crear palabras y universos paralelos,  a contar grandes mentiras disfrazadas de verdad o viceversa, a no ser yo siéndolo, a construír mundos imaginarios que podrían ser reales, a la ambigüedad, al juego del gato y el ratón.

04 septiembre 2014

Danzad, danzad, malditos


Podría escribir la ficción de un momento en un cuaderno azul y dorado con palabras de Wordsworth, pero entonces no me leerías.



Los Narcisos. Wordsworth.

Erraba solitario como una nube
que flota en las alturas sobre valles y colinas,
cuando de pronto vi una muchedumbre,
una hueste de narcisos dorados;
junto al lago, bajo los árboles,
estremeciéndose y bailando en la brisa.

Continuos como las estrellas que brillan
y parpadean en la Vía Láctea,
se extendían como una fila infinita
a los largo de aquella ensenada;
diez mil narcisos contemplé con la mirada,
que movían sus cabezas en animada danza.

También las olas danzaban a su lado,
pero ellos eran más felices que las áureas mareas:
Un poeta sólo podía ser alegre
en tan jovial compañía;
yo miraba y miraba, pero no sabía aún
cuánta riqueza había hallado en la visión.

Pues a menudo, cuando reposo en mi lecho,
con humor ocioso o pensativo,
vuelven con brillo súbito sobre ese ojo
interior que es la felicidad de los solitarios;
y mi alma se llena entonces de deleite,
y danza con los narcisos.